Procedimientos

  • shutterstock_190190360

CADERA


 Reemplazo total de cadera

La cirugía de reemplazo de cadera, conocida también como artroplastia total de cadera, es un procedimiento quirúrgico que reemplaza las partes enfermas o lesionadas de la articulación de la cadera por partes artificiales. Esta cirugía tiene como metas: aliviar el dolor, ayudar al buen funcionamiento de la articulación de la cadera y mejorar el caminar y otros movimientos.

Esta cirugía se puede considerar en pacientes que tiene cualquier condición que afecta a la superficie de la articulación, como en la osteoartritis, la osteonecrosis o incluso en las fracturas de cadera entre otros. Varios tipos de artritis pueden afectar la articulación de la cadera. La osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta principalmente a los adultos de mediana edad y de edad avanzada, puede causar la desintegración del cartílago articular y del hueso adyacente en las caderas. La artritis reumatoide, que produce inflamación de la membrana sinovial de la articulación y exceso de líquido sinovial, puede causar dolor y rigidez severa.

La artritis traumática, artritis producida por una lesión, también puede causar daño al cartílago articular de la cadera. El objetivo de la cirugía de reemplazo de cadera es reemplazar las partes de la articulación de la cadera que han sido dañadas y aliviar el dolor en la cadera que no puede ser controlado por otros tratamientos. Un reemplazo de cadera tradicional incluye una incisión varias pulgadas de largo sobre la articulación de la cadera. También se puede realizar el procedimiento de manera mínimamente invasiva, utilizando 1 o 2 incisiones más pequeñas. Sin embargo, el procedimiento mínimamente invasivo no es apropiado para todos los candidatos a cirugía de reemplazo de la cadera, y el resultado final es el mismo que el método tradicional. El médico determinará el mejor procedimiento para cada paciente, en base a su situación individual.

Revisión de reemplazo total de cadera

Con el tiempo, los componentes originales de un reemplazo total de cadera se desgastan y se sueltan de la superficie del hueso a la cual estos componentes estaban firmemente pegados. Una revisión de reemplazo de cadera consiste de un intercambio de los componentes desgastados con componentes nuevos. La complejidad de este procedimiento depende de la gravedad del daño que han sufrido las superficies de hueso a las cuales los componentes estaban fijados. Componentes especializados, injertos de hueso, y cemento pueden ser usados para reconstruir la articulación de la cadera.

  • Se realiza una pequeña incisión alrededor de la articulación de la cadera, en la parte anterior o en la parte lateral de la cadera. Normalmente, se utiliza la incisión usada durante el reemplazo total de cadera inicial. Los músculos, los tendones, y la cápsula de la articulación se mueven de la articulación para exponer la cabeza del fémur y el acetábulo.
  • La cadera se posiciona para exponer la articulación. Luego, los componentes viejos del fémur y del acetábulo se remueven, y las superficies respectivas se limpian en preparación de los nuevos componentes.
  • Los nuevos componentes se ajustan precisamente en su posición. Se puede usar cemento para asegurar el tubo metálico del implante en su lugar. Luego, la cabeza femoral metálica (bola) se fija en el tubo metálico del implante.
  • La articulación de la cadera se une de nuevo y todos los tejidos que rodean la articulación se regresan a su posición normal.
  • Comparado al procedimiento original y debido a la complejidad de la revisión, algunos pacientes pueden estar limitados en su movilidad y en sus actividades después de la revisión de reemplazo de cadera.

Reparación de fracturas

Las fracturas de cadera son muy comunes, especialmente en pacientes de edad avanzada. Las fracturas cercanas a la cadera o la rodilla a menudo requieren una intervención quirúrgica que facilitará una recuperación rápida y completa. Estas intervenciones pueden requerir placa y tornillos, varillas, o incluso implantes protésicos. En nuestro centro estamos comprometidos a ayudarle con esta condición común que afecta anualmente a más de 500.000 pacientes en los Estados Unidos.

RODILLA


 Reemplazo total de rodilla

Un reemplazo de rodilla (llamado también artroplastia de rodilla) podría denominarse con más precisión una “resuperficialización” de la rodilla, porque solo la superficie de los huesos realmente se reemplaza. Esta cirugía se puede considerar para alguien que tiene artritis severa o una lesión grave en la rodilla.

Hay cuatro pasos básicos para un procedimiento de reemplazo de la rodilla.

  • Preparación del hueso. Las superficies del cartílago dañado en los extremos del fémur y la tibia se remueven junto con una pequeña cantidad del hueso subyacente.
  • Posicionamiento de los implantes de metal. El cartílago y el hueso removidos son reemplazados con componentes metálicos que recrean la superficie de la articulación. Estas partes de metal puede ser cementadas o “calzadas a presión” en el hueso.
  • Resuperficialización de la rótula. La superficie debajo de la rótula se corta y se resuperficializa con un botón de plástico. Algunos cirujanos no resuperficializan la rótula, según el caso.
  • Inserción de un espaciador. Un espaciador plástico de uso médico se inserta entre los componentes de metal para crear una superficie de deslizamiento suave.

La causa más común del dolor crónico de rodilla y la discapacidad es la artritis. Aunque hay muchos tipos de artritis, la mayoría del dolor de rodilla es causado por solamente tres tipos: osteoartritis, artritis reumatoide y artritis post-traumática. El objetivo de la cirugía de reemplazo de rodilla es aliviar el dolor de la articulación y restaurar la alineación de la extremidad para que el paciente pueda regresar a su vida normal.

Revisión de reemplazo total de rodilla

Con el tiempo, los componentes originales de un reemplazo total de rodilla se desgastan y se sueltan de la superficie del hueso a la cual estos componentes estaban firmemente pegados. Una revisión de reemplazo de rodilla consiste de un intercambio de los componentes desgastados con componentes nuevos. La complejidad de este procedimiento depende de la gravedad del daño que han sufrido las superficies de hueso a las cuales los componentes estaban fijados.

  • Normalmente, se utiliza la incisión inicialmente usada durante el reemplazo total de rodilla. Los tejidos y detrito que se han acumulado durante años de desgaste se remueven para evaluar la integridad y seguridad de los componentes viejos.
  • La patella, incluyendo el tendón, es movida hacia el exterior de la rodilla para exponer la articulación de la rodilla. Los componentes viejos que están desgastados o sueltos se remueven cuidadosamente para prevenir la pérdida del hueso que los apoya.
  • Las superficies de hueso se preparan para los implantes artificiales. Si cemento fue usado durante el procedimiento original, será cuidadosamente removido del hueso que apoya a los componentes.
  • En algunos casos, componentes que no se han desgastado ni soltado se dejarán en su posición. Los nuevos componentes de la rodilla pueden ser reforzados y fijados en el hueso con tubos metálicos.
  • La articulación de la rodilla se une de nuevo y todos los tejidos que rodean la articulación se regresan a su posición normal.
  • Antes de reparar los músculos cuádriceps, los tendones, y la piel, el movimiento de la rodilla es probado. Después de que la rodilla se cura y después de seguir ejercicios de rehabilitación, la movilidad y la fuerza de la rodilla generalmente vuelven a la normalidad.